Día del Agricultor

¿Cuántos 15 de mayo hemos celebrado su existencia? Esta es una buena oportunidad para hacerlo, sobre todo en momentos cuando hay un faltante de alimentos, en un mundo que ha escogido sembrar para alimentar máquinas y no personas.

Festejo que exista Chico, Blanca, Gerardo, Elio y Beto en San Vicente, que exista don Félix en el Sahíno de Pital, don Francisco y Félix en Juanilama, que exista Ronald en Santa Rita de Pital, todas las señoras que he visto producir flores, achiote, plátano, yuca, arroz, frijoles, en especial a mi amada doña Rosa (qdDg). Festejo haber conocido a los frijoleros de Pavón; a mis amigas de La Trinidad del Amparo que producen maíz y plantas medicinales; a las señoras de Las Nubes de Los Chiles que tienen su piladora de arroz y además producen frijoles. Festejo haber comprado frutas en Orotina, aunque Arias desearía que mejor se dedicaran a otra cosa. Celebro adquirir flores y repollos de Zarcero, comer cebollinos y arracache de San Vicente y queso de Upala. Festejé comer las chilas, lechugas y tomates que produje en mi propia casa y comer también las lechugas producidas por Chico Núñez (Mr.Hidropony). Gracias a Dios, por personas como los profes de Hidroponía del INA, que llevan su conocimiento a todo el país sin tener la gente que pagar por ello. A los productores de abono orgánico, a los pequeños productores de arroz en Bagatsí, a todos a lo largo y ancho del país que dignifican la tierra que los vio nacer. A los Malekus…a todos los que aman la tierra.

En tiempos donde la gente vuelve a ver a los agricultores con ojos de esperanza (¡por fin!) festejo y celebro vivir en una zona y un país rico en naturaleza y gente. Rico porque sabemos cultivar la tierra y porque somos capaces de salir adelante en situaciones de dificultad. Si le brindamos mejores condiciones a los agricultores podremos salir de esta. Hoy más que nunca dependemos de esta gente que la ha visto fea mucho tiempo porque pocos reconocieron la importancia que tienen.

El gobierno debe empezar YA a apoyarlos más y no a decirles que cambien a algo más “rentable”. Ahora ocupamos sembrar más para la gente (no a las máquinas) y darles a estas personas grandiosas la verdadera importancia que merecen en nuestra sociedad.

Hoy es un buen día para decirles a los agricultores, muchas gracias por hacer de la tierra un lugar para producir tanto sustento, y que tantas y tantas injusticias que por años de años les hayan cometido, vayan subsanando, así como la tierra se recupera luego de una cosecha.

A todos los agricultores: ¡GRACIAS!

¡Feliz Día del Agricultor!


Imagen tomada de http://www.idrc.ca/openebooks/307-0/