Preguntas piso e’tierra (II)

Un vocero de la ONU dijo que los “biocombustibles” (¿o mejor agrocombustibles?) son más que una solución al tema energético, un crimen contra la humanidad. Otro informe, también de la ONU, advierte sobre los efectos negativos de los “biocombustibles” como lo son la destrucción de bosques, aumento de precio de los alimentos y pérdida de la seguridad alimentaria.

Esas advertencias ya son tangibles, sino veamos el precio de todo hoy en día y los anuncios cuasi-apocalípticos de la crisis alimentaria.

Si vemos todo esto, ¿por qué el Gobierno ve como una medida útil, vender solo biocombustibles? ¿No contradice esto, una vez más, nuestra mentada Paz con la Naturaleza al desoír las advertencias de la tala de bosques? ¿Por qué mejor no invierte más en investigación sobre nuevas fuentes de energía en lugar de hundirnos en esta práctica insostenible? ¿Cuánto será mejor el negocio para los cañeros? (que por cierto se quedan muy atrás en prácticas sostenibles con quemas de fincas e ingenios contaminantes). ¿Cuánto mejor para los consumidores?

Sé que no sé mucho en el tema, pero no lo veo como la salida más sostenible. Quizá alguien me convenza de lo contrario, agradeceré todas sus opiniones.

Añadido: hoy la Prensa Libre informa que las gasolineras no están listas para el cambio y que ni siquiera la Asociación Costarricense de Expendedores de Combustible conoce el plan del gobierno. Saquen sus propias conclusiones sobre la planificación y tomas de decisiones democráticas en Tiquicia donde ni siquiera se habla de previo con la gente encargada de vendernos el combustible…