Cochinadas

Todavía me gusta comer cochinadas. Aunque recién prometí no volver a comprarlas luego de un fin de semana de lipidia en el que tuve que elegir entre comer bien o comer de estos “alimentos”.
De carajillo me acostumbré a que en la escuela me compraba mi bolsita de coca y una picarita. O bien la bolsita de fanta con una pizzerola. O cualquier combinación posible de las siguientes cochinadas: coca, fanta, zarza, pepsi, milori, squirt, meneitos, picaronas, papiondas, chirulitos, cebollinos, tronaditas, galletas chiky, yipis, comodoros, etc. Y ni pensar en la hora porque ya uno en el primer recreo de la mañana iba a la soda a comprar de estas cosas y jamárselas en menos de 10 minutos.

En el cole se sumaron nuevas cochinadas, para llenar mi panza, poner amarillos mis dientes y afectar mi salud. Así llegaron las tortillitas jalapeñas, los toreaditos, los elotitos, las palomitas de microondas y la sprite.

Ya en la U seguí con lo mismo más la pizza, el pollo frito y todos los platillos que ofrecen las muertas de hambre (que las hay en todos los pueblos).

Cuando me pongo a ver la plata que he gastado en tanta cosa dañina me arrepiento porque después hay que pagar al médico por aquello de gastritis, al dentista pal blanqueamiento, al nutricionista pa’arreglar la dieta y así sucesivamente gastos y más gastos por causa de esas cochinadas. Y ni qué decir de la caries que provocaron los chicles pogo, los ácidos, los bubaloo, los chiclets, clorets o los de líquido en el centro. O los famosos halls, las mentas, las mentitas, los tic-tac, los salvavidas, los perugina, los nacionales, los guaritos, las guayabitas, los carriletes, las paletas de la parada de la Coca (las que tenían una menta en el centro), los sobados, los tuti-fruti, los morenitos, los tutto, los choys, los skickers, milky-way, etc, etc.

Pues bueno, las cochinadas han sido parte de mi vida y de mi salud. Me han jodido que da la gana pero sigue uno ahí, medio enviciado sin poder dejarlas del todo. Es que son tan ricas…

Pobres dientes y pobre panza!!!

PD: espero durar con esta promesa.