Tala rasa: interés y conveniencia

Solo quiero aportar unos datos a considerar sobre el tema de la minería que ha levantado roncha en estos días:

+ se van a destruir(1) 191,7 has (hectáreas) de bosque, 66,9 has. de zonas de uso agropecuario y 4,1 has. de zonas reforestadas (seguramente de las incluidas en el área de “compensación”). Esto es 262,7 has. en total. ¿Por qué destruir tanta área? Porque la minería a cielo abierto es sacar todo el material de un sitio (hoyos muy profundos hechos con máquinas y con explosivos) y usar cianuro para separar la tierra de las partículas de oro. Por eso, dos cerros en Crucitas no serán más sino grandes huecos. ¿Ud cree que eso pueda convertirse en bosque de nuevo?

+ que en 262 has. no hay 10 000 árboles como han mencionado por ahí. Si bien estimar la cantidad de árboles por ha. no es algo sencillo, considero que la cifra mencionada es muy inferior a la que debe haber realmente. Ojalá algún entendido en esto nos dé luz en este cálculo.

+ que si bien hay almendro amarillo, casa de las lapas verdes, y recientemente vedada su corta por la Sala IV, también existen otras especies vedadas que el decreto incluyó. Así las cosas, no sólo la decisión de Arias y Dobles colabora a acelerar la extinción del almendro y las lapas, sino de varias especies forestales. Eso para nada es Paz con la Naturaleza.

+ además de la lapa verde, el almendro sirve de interacción para murciélagos, zorros, monos, ardillas, guatusas, pizotes, martillas y sahínos. En el estudio del Ing. forestal Eladio Chaves en 1999, se menciona uno previo en que se encuentran 2 almendros de más de 50cm de diámetro por cada hectárea de bosque en la zona norte. Para este caso se estimarían unos 382 individuos y no 100 como han dicho los de la empresa minera. Eso sin contar los de menor diámetro.

+ que sembrar 50 almendros por cada uno que talen no es una solución. Primero, porque las lapas de hoy no podrán esperar casi 50 años hasta que el almendro crezca, y este es un árbol de madera tan fuerte por la cantidad de años que necesita para crecer. Segundo, que nada garantiza que esos árboles vivan más allá de los 11 años de operación de la mina: ya sea por descuido, ya sea porque no se sabe si esas fincas estarán protegidas en el futuro, porque tendrán otro propietario o porque la gran alteración y destrucción de biodiverisidad no brindaría las condiciones que tantos años tardó el bosque en generar. Tercero, porque solo el bosque, a través de los años y por procesos naturales lentos, fue el que seleccionó la cantidad de almendros necesaria y eso no lo puede determinar la mano humana.

+ que la reforestación no significa necesariamente restauración de hábitats, que se destruirán infinitamente con la tala rasa de bosque primario. Decir que una compensación es sembrar más palos de los que se cortarán no es un argumento. Los árboles son unos de los miles de actores que interactúan en la complejidad de los ecosistemas.

+ que los puentes, los caminos, las escuelas siempre han sido responsabilidad del Estado, y si en Crucitas y alrededores no están o estaban en buenas condiciones, es una consecuencia del descuido de parte de los gobiernos. Tener comunidades abandonadas es darle chance a que se propicien condiciones para compra de conciencias. ¿Qué pasará con esos pueblos cuando la mina termine de extraer el oro?¿Esperarán una donación de China?

+ que en tiempos de escasez de agua y necesidades de abastecimiento de muchas comunidades de Cutris y Pocosol, ¿cómo entender que la mina necesita miles de litros por hora para operar? ¿de dónde tomarán esa agua sino de las nacientes que podría hoy abastecer a las comunidades? ¿Seguirán pensando en sacar el agua del Parque Nacional sin estudiar antes la capacidad existente?

+ que proclamar la Paz con la Naturaleza, e incluir dentro de sus objetivos “Promover el aumento de la cobertura forestal y el sistema de áreas protegidas” a lo interno, e “Impulsar mecanismos financieros para la protección de bosques primarios” a nivel internacional, es algo claramente incoherente con decretar la tala rasa de 262,7 has. y le hace flaco favor a la forma en que la ciudadanía valore esa “iniciativa ambiental”. “A que no cortás un árbol” dijo alguien en un programa de radio.

+ que viendo los grandes daños ambientales que ocurren cada día y que salen a la luz para tristeza de todos, el Presidente de la República y el rector del tema ambiental, son hoy por hoy el peligro más grande que pone en riesgo la naturaleza de Costa Rica.

+ que la minería a cielo abierto destruye de un plomazo la imagen “Sin ingredientes Artificiales” que el ICT promulga afuera del país y eso es mentirle a los turistas que nos visitan y que ingresan recursos en el país. ¿Eso es un buen negocio para el país?

+ que para nada resulta de interés público y mucho menos conveniente para todos, el arrasar con bosque y todo lo que se encuentre en él, y mucho menos si todos los días se le pide a la gente que siembre árboles.

En fin, datos sueltos que bien se pueden amarrar para concluir: el decreto es un absurdo y el desarrollo debe ser sostenible y no depredador de los cada vez más escasos recursos naturales.

Estamos seguros que la Sala IV negará definitivamente el permiso de la tala rasa, no podemos pensar en otra alternativa si tenemos verdaderamente el espíritu para salvar el planeta.

(1) ver Nº 34801-MINAET

Más sobre el tema:

Fusil de chispas: Paz con la naturaleza: Otro cuento chino
Julia Ardón: Podemos vivir sin oro, pero no sin agua
Fuera de Crucitas: www.fueradecrucitas.com