Marchamos por la vida

Foto: Diario Digital Nuestro País

Gente de Crucitas, Chamorro, Coopevega, Ciudad Quesada, La Tigra, Pital, Aguas Zarcas, Santa Rosa de Pocosol, Guatuso, Sarapiquí, Zarcero, Palmares, San Ramón, Heredia, San José y Talamanca, entre otros, se hicieron presentes en la Marcha por la vida y festival por la paz con la naturaleza.

Contrario a los deseos de la empresa minera y a la posición de parte de la Supervisión Escolar del MEP en la zona, de prohibir a los docentes participar de la marcha, la convocatoria resultó exitosa.

Grupos organizados con las mantas que les representan, música, zancos, disfraces y pancartas, describió el panorama de la manifestación de muchas personas que dijeron NO al decreto de interés público y conveniencia nacional al proyecto minero en Crucitas de Cutris.

En medio de todo un Palacio Municipal con la calle cerrada con una línea de estañones llenos de agua y el resguardo de oficiales de la Fuerza Pública como si se tratara de una guerra. Para nadie fue sorpresa que la cantidad de riñas, pleitos, quiebra de vidrios y demás asuntos terroristas solo estuvieran en la mente del alcalde de San Carlos.

La participación de personas de las comunidades aledañas al proyecto minero, se trajo al piso el argumento de que todas las personas de esos pueblos apoyan a la empresa. Un bus lleno, y varios vehículos particulares, transportaron a esas personas, y si se toma en cuenta de que se trata de pueblos pequeños, es un buen porcentaje de la población de dichos lugares.

La marcha fue seguida de una actividad cultural en la que predominó la música, aunque hubo espacio también para la poesía de escritores sancarleños. En los discursos, una niña palmareña atrajo la atención de todos con una clase ambiental que bien se la desearía el Ministro Dobles para aprender algo del tema. Bien esta pequeña, con su discurso sobre la importancia de proteger la naturaleza para las generaciones presentes y futuras, podría ser la asesora directa de Dobles para que no se embarque ni él ni Arias.

Además, un líder de Talamanca mencionó que la amenaza minera también se yergue sobre ellos y criticó duramente a los políticos que impidieron que se les consultara en el caso del TLC, tal como lo señaló la Sala IV.

La música se mantuvo por horas y el festival cerró con la tarde una jornada en la que mucha gente se manifestó en contra de la minería a cielo abierto y exigió la derogatoria del famoso decreto.

Imágenes de la marcha acá.