El turismo en Crucitas es una realidad

El fin de semana pasado estuvimos en Crucitas y demostramos que hay opciones de desarrollo más amigables con el ambiente que la propuesta por el gobierno.

Ese día, una pulpería de Coopevega recibió a dos decenas de turistas quienes compramos frescos y galletas para continuar el viaje hacia Crucitas. Allí, Roy, el botero se ganó, solo de nosotros, poco más de $100 en menos de 3 horas. Sé que si alguien hubiese vendido un tour de pesca más de uno se hubiese apuntado. Luego, una familia se ganó la platita del almuerzo.

Este viaje demostró que lo que hace falta para desarrollar Crucitas, no es una mina, ni políticos insistiendo que esa es la única solución. Más bien requerimos que el ICT, incentive esta zona y que el INA capacite a los vecinos para que unos se monten la sodita, otros consigan buenos botes, otros se especialicen en observación de aves, etc. Esto me parece que es sotenible y si bien no hará millonario a nadie, al menos los mantendrá con una vida digna al tiempo que se podrá conservar la gran biodiversidad del área.