Sancarleño estudia el plasma en Canadá

mauMauricio Blanco Benavides es un joven sancarleño de 29 años que ha descollado con talento propio a base de trabajo, sacrificio y humildad. Sus logros académicos han sido tan grandes como el esfuerzo por obtenerlos. Este Máster en Física en la Universidad de Costa Rica nació y creció en las tierras más altas de la zona norte de Costa Rica.

Su infancia llena de ilusiones y naturaleza la disfrutó en su amado San Vicente, comunidad rural vecina del Parque Nacional Juan Castro Blanco. Su etapa como adolescente transcurrió entre su pueblo, Ciudad Quesada y Santa Clara. Más adelante, en la Universidad, debió salir a la capital para proseguir el exitoso camino en que, sin frenar, se dirige a obtener un doctorado en Física fuera del país.

Mauricio vive desde hace poco más de un año en Edmonton, Canadá, donde es estudiante de posgrado en Física de Plasmas del Espacio de la Universidad de Alberta.

Recientemente este joven sancarleño sacó unos minutos, en medio de sus múltiples ocupaciones de su doctorado y sus ensayos en el histórico coro de su universidad, para compartir un poco de su historia y experiencia personal.

+ Ud ha vivido en muchos sitios por razones académicas, pero ¿de dónde es originalmente?

Soy de la comunidad de San Vicente de Ciudad Quesada, como ya habrá sospechado por mi segundo apellido.

+ ¿Dónde hizo la primaria, secundaria y universidad?

Asistí a la Escuela de San Vicente, y en secundaria estuve durante sétimo y octavo en el Liceo San Carlos. Noveno año lo cursé en el Colegio Nocturno. Décimo y undécimo en el Colegio Científico en Santa Clara.

+ ¿Cómo fue su niñez?  ¿Una niñez de juegos o una niñez de estudio?

Creo que hubo de todo lo que debió haber. San Vicente era una comunidad con muchas más limitaciones que ahora, pero pasar la tarde subido en los árboles de guayabas o en las mejengas, no hacían a nadie extrañar Internet o el celular. También los mandados, las vacas y la agricultura eran parte de mi vida y añoro realizar de vez en cuando. Quizás el punto de quiebre hacia la vida académica fue un importante estímulo de parte de mis hermanos mayores que ya iban a la universidad: afición por la lectura.

+ Ud ha vivido en el campo y la ciudad: ¿Con cuál se queda?

Las ciudades son como una naturaleza creada a nuestra medida, en ellas se nos hace mas fácil satisfacer nuestras necesidades de comunicación, transporte, trabajo, etc., pero a estas horas yo al menos no puedo encontrar un mejor lugar para descansar y fortalecer el espiritu que en el campo. A veces de estar detrás del escritorio, al frente de la computadora por varios días, me hace sentir un poco atrofiado, entonces empiezo a extrañar el machete y el garabato. Para contestar la pregunta, me quedo con el campo, si estoy en una ciudad es solo por la certeza de que me voy cuando me de la gana.

+ Si San Vicente fuese un concepto, ¿cómo lo explicaría?

Por su relativa dificultad de acceso (al menos en tiempos pasados) San Vicente ha sido como un mundo aparte, moldeado al amparo del trabajo duro y la solidaridad de sus fundadores. Ellos y los que siguieron lo han hecho todo un punto de referencia, famoso por la gente, la música, el nivel de organizacion y cooperacion de sus pobladores. Estos ultimos años San Vicente se acerca y se adapta al resto del mundo con sus cosas buenas y malas. Algunos más que otros honran y practican las buenas costumbres que se les heredaron, pero la influencia de afuera y el pasar de gente con distintas formas de ver las cosas, dejarán su marca tarde o temprano. En un tiempo seremos parte del resto del mundo, con sus Internet inalámbrico y carreteras de asfalto, sus drogas y prostitución; ojalá me equivoque.

+ ¿Por qué escogió la física?

En realidad vieras que no tanto la física sino el método cientifíco. En un país donde estamos plagados de líderes que se dedican nada más que a bombetear, yo siempre sentí la necesidad de la evidencia como soporte a cualquier discurso, el método científico obliga a la comprobación rigurosa y objetiva de lo que uno hace. Muchas actividades tienen su referencia en el método científico, como la medicina, la química, las ingenierías; supongo que escogí la fisica por perezoso, porque el resto me parecieron mas difíciles.

+ ¿Cuál fue el tema de su tesis en la UCR?

Durante mi tesis me tocó adaptar un modelo numérico que ya existia al lenguaje de programación C, e incorporar eso a un programa creado por mí, mediante el cual, se puede visualizar la interacción (según el modelo) de plasma solar con la magnetósfera terrestre, me llevó mas tiempo del que hubiera querido, pero al final hasta bonitas me parecían las animaciones que se generaban.

+ ¿Es algo parecido al motor que produce Frankling Chang?

Nada que ver. Aunque en principio estamos hablando del mismo plasma, en mi contexto se estudian plasmas para saber como es la interacción del plasma proveniente del sol, con la alta atmósfera y el campo magnético de la Tierra, lo mío sería algo así como meteorología en la frontera del espacio con la atmósfera, y no el asunto tecnológico.

+ ¿Por qué un vicenteño en la Universidad de Alberta?

Este vicenteño en particular, tiene una obsesión por disfrutar su vida tan intensamente como se pueda, y si se puede a la vez, servir para algo que lo haga merecer el lugar que ocupa y el aire que respira. Salí de Costa Rica porque disfruto mucho la libertad de viajar y conocer, pero también porque tengo la necesidad de ver por mí mismo mi realidad y la de mi país desde fuera, como dije antes, en estos tiempos no se le puede creer a cualquiera.

+ ¿Es posible que jóvenes de comunidades rurales de la zona norte puedan repetir su camino?

Yo diría que si yo lo hice, cualquiera lo hace. Sí tengo que destacar que me ha llevado mucho sudor llegar hasta aquí, y también han sido esenciales el apoyo y la solidaridad de muchísimos buenos samaritanos de los alrededores. El más importante de todos probablemente mi papá, que se las ingenió con solo su sueldo de jornalero, y lo que dieran las moras y los elotes que él sembraba por su cuenta, para ofrecernos a todos la oportunidad de tener una formacion universitaria. Otro buen ejemplo es, que para el tiempo que necesitaba trasladarme a Santa Clara, o en mis primeros años a San Pedro, no había servicio de buses (a San Vicente), y la gente acostumbraba buscar entre los pocos vecinos que tenían vehículo, la oportunidad de transportarse. Por mucho tiempo esos vecinos que tenían vehículo propio ofrecieron gratuita y solidariamente el único modo de transporte para las personas que no tenían los medios. A ellos les debo en mucho estar donde estoy.

Luego de las preguntas, Mauricio regresó a su agitado trajín, en medio de las bajas temperaturas de Edmonton.