10 puntos impactantes de Avatar

1. el diseño de una naturaleza extraterrenal. La fauna, la exhuberante bioluminiscencia en la mayoría de seres, los árboles gigantes, las islas en el aire… ¡Los diseñadores de Avatar la volaron!

2. la conexión entre pares. Los Na’vi se conocen al dedillo unos a otros y todos, sin excepción, creen firmemente en su vínculo con la naturaleza. Cada cosa que toman de ella la agradecen a Eywa, la diosa que materializa su planeta, Pandora.

3. la conexión con Eywa (ergo la conexión global). El vínculo entre pares no es exclusivo de los seres que hablan: los animales y las plantas juegan a lo mismo, todo bajo un equilibrio que viene del mundo mismo, con reglas que Eiwa determina y cuyo destino va forjando cada acontecimiento. Cuando un Na’vi mata a un animal le habla y desea su reencuentro con Eywa. En nuestro planeta (y en Tiquicia) muchos matan venados, tiburones, pájaros, etc por puritico placer.  :(

4. el poder de los Na’vi. Los Na’vi lo podían todo pues conocían y respetaban su entorno, aunque en ese medio los extraños -los humanos- les llamasen aborígenes o nativos en desdén de su “nivel salvaje de vida”.

5. la riqueza natural por sobre cualquier otra riqueza. En Avatar, la naturaleza es la protagonista central más allá de que no sea estrella de Hollywood ni reciba millone$ por su actuación.

6. el humano es el extraterrestre. Si en el cine y la TV, estábamos acostumbrados a que los extraños son los de Marte o más allá, que vienen a apoderarse de las riquezas del planeta y de sus habitantes, como que con Avatar se voltea la tortilla. Acá el extraterrestre es el humano -aunque técnicamente esa frase no sea coherente en la Tierra. Nunca había visto una película en la que nosotros seamos los invasores.

7. la conquista del espacio como la apropiación material de planetas y seres. Si bien los humanos logramos llegar hasta Pandora en el 2154, la anhelada conquista del espacio alcanzó el ámbito conquistador/invasor. Ir a otros planetas para obtener de ellos lo que necesitamos en la Tierra y generar dinero, justo todo lo que criticamos en nuestra visión antropoéntrica de lo que los extraterrestres vendrían a hacer a la Tierra.

8. la tecnología no es más importante que el conocimiento y la conexión entre los seres. El humano con sus máquinas todopoderosas y los Na’vi con su lectura precisa del entorno, plantean el tema de lo técnico frente a al conocimiento o a las relaciones sociales.

9. la asombrosa analogía entre la historia de Avatar y el tema de la minería a cielo abierto en Crucitas. “Les hicimos caminos” argumentó Parker Selfridge,  en una de las frases en la que, según su lógica, haría lo necesario para que los nativos migrasen y les dejaran realizar sus mineros y destructivos negocios. Convencimiento con favores, promesas de “desarrollo” y destrucción de lo natural para obtener un elemento caro que nada le dejará a los “nativos”, son apenas pinceladas de la semejanza entre la historia de Avatar y la de Crucitas.  Palabra que cualquiera pensaría que James Cameron fue pagado por los opositores al Proyecto Minero Crucitas para escribir esta trama ecologista.

10. ah sí, los efectos especiales…