La riqueza natural de Costa Rica: una visión desde Londres

Este miércoles, BBC Mundo publicó una nota en video sobre un zoológico en Londres que cuenta con flora y fauna llevada desde Costa Rica.

Un espacio único en ese entramado urbano; según la BBC, la única selva viva en Londres. Para muchos de los visitantes es esa su única forma de tener contacto con la selva viva, insertos en una gran selva de concreto.

Este video debe generar en los ticos mucha alegría por lo que tenemos, pero a la vez, un gran compromiso por defender la naturaleza, nuestra gran riqueza. Me parece que en Costa Rica no tenemos la conciencia de lo que verdaderamente tenemos. En este caso, muchos londinenses pensarán: ¡qué afortunados los ticos! No por otra cosa es que ante el mundo somos una joya natural que nos destaca como destino turístico.

En el video, vemos a un par de niños y un joven hablando con entusiasmo sobre los animales y la humedad del lugar; contentos con ver unos cuantos monos y alrededor de 500 plantas provenientes de Costa Rica. ¿Y que hay de nosotros que vivimos en el país que cuenta con cerca del 5% de la biodiversidad mundial? ¿Será que para valorar las plantas y los animales -como lo hacen esos niños londinenses- habrá que esperar a que la s especies en peligro de extinción sean el triple?

Ya es hora que nosotros asumamos nuestra responsabilidad.En especial en estos momentos cuando las autoridades de Gobierno y específicamente, las ambientales, más que cumplir con su función de proteger al ambiente, han transitado por el camino del uso indiscriminado de los recursos naturales sin una clara noción del desarrollo sostenible. El caso más actual es la desastrosa decisión de que el Gobierno considere de interés público la actividad más dañina del ambiente.

El turismo ecológico puede ser una de las formas en que podamos proteger la riqueza natural y producir riqueza económica sin destruir una cosa o la otra. Eso que llaman desarrollo sostenible. Agricultura más amigable al ambiente, regeneración, captación de CO2, investigación, productos no forestales del bosque, medicina natural, Parques Nacionales…son otras de las formas en que podemos hacer dinero y proteger lo que nos queda de riqueza natural.

A ver si nos ponemos las pilas, empecemos exigiendo respeto de los gobernantes por esa riqueza, que es de todos.