Esfuerzos ambientales en la Zona Norte

En la Región Huetar Norte hay una gran riqueza natural que corre peligro. Las actividades humanas y un “desarrollo” desmedido han provocado que la presión sobre los recursos sea mayor con el paso del tiempo. La sedimentación en Caño Negro, la contaminación de los ríos y quebradas, la caza indiscriminada, la pérdida de bosque, el irrespeto a las zonas de protección, el tema del agua en Ciudad Quesada… muchos temas entorno al medio ambiente.

Apartándonos de ese escenario negativo, queremos acá evidenciar y visibilizar algunas acciones que verdaderamente están haciendo la fuerza en el otro extremo:  la protección y la conservación de la naturaleza.

En la zona existen muchos ejemplos, estamos seguros que muchísimos más de los que acá mencionemos, de cómo personas, por iniciativa individual o colectiva, efectúan una labor conservacionista. Hay muchos pequeños esfuerzos que suman, pero por ser pequeños no son dados a conocer.

Comités Bandera Azul Ecológica (BAE)

El Programa Bandera Azul Ecológica es un reconocimiento a las comunidades, centros educativos, playas, instituciones, empresas, personas, que hacen bien las cosas desde el punto de vista ambiental. Existen 7 diferentes categorías que premian con el galardón, las actividades que se hagan en términos de protección de recurso hídrico, tratamiento adecuado de desechos, reforestación y regeneración de bosque, protección de cobertura vegetal, señalización, educación ambiental y demás aspectos que son evaluados año a año por un grupo de instituciones.

En la Región, hay 15 BAEs ondeando entre comunidades (4), fincas (7) e instituciones (4). Si a esto le sumamos los Centros Educativos la cifra subiría casi el doble.

Pongo el ejemplo, el caso de San Vicente con los trabajos de separación de desechos, regeneración de bosque, educación ambiental, monitoreo del acueducto, tratamiento de desechos de las lecherías, etc. En otros casos que no manejo a profundidad reconozco en San Juan de Ciudad Quesada, un magnífico trabajo del acueducto y en La Fortuna una notable labor en educación ambiental.

No hay que dejar de decir que los Comités BAE generalmente cuentan con pocos recursos a disposición y con una numerosa lista de retos que deben superar, lo cual hace más valiosa su labor.

Viveros forestales

Acá se puede hablar de instituciones y de gente.

En Saíno de Pital hay un Dr. en las Ciencias Naturales cuya aula universitaria ha sido precisamente el campo. Félix Díaz es un experto en conocer el bosque y en especial la naturaleza de los árboles. Decenas -quizá cientos- de estudiantes nacionales y extranjeros han visitado su finca para aprender de sus consejos sobre cómo facilitar la regeneración de bosque.

Por otra parte, hay al menos 2 instituciones que cuentan con viveros forestales  y que por su filosofía no venden sino que participan con la donación de arbolitos, de proyectos estructurados y organizados de reforestación. Tal es el caso del Centro de Investigación y Transferencia Tecnológica y Educación para el Desarrollo (CITTED) ubicado en La Perla de La Fortuna, así como los viveros forestales del ICE en San Isidro de Peñas Blancas y La Virgen de Sarapiquí) (instalaciones de La Tirimbina).

Centros Educativos

Aparte de las decenas de escuelas y colegios involucrados en el tema de BAE, hay una institución que destaca por su constancia. Se trata del Colegio de Aguas Zarcas, líder en tema ambiental en la Región y quizá más allá. Sus mentores, entre ellos el señor Omar Morales, han contagiado a los estudiantes de ese espíritu de lucha en pro del ambiente.

Producción ecoamigable

Los productores de piña orgánica en Juanilama de Pocosol y muchos otros más en Guatuso. Todos los hoteles que se toman en serio los Certificados de Sostenibilidad Turística. Las mujeres de La Trinidad del Amparo que producen las propias plantas que utilizan como base para los champúes, acondicionadores y cremas de sábila, romero, manzanilla y azul de mata. Los proyectos de Turismo Rural Comunitario que tienen una muy clara y marcada política de sostenibilidad, por ejemplo, la Finca Educativa don Juan en Jauurí de La Fortuna, entre tantas otras.

Obviamente es una lista muy limitada y, por lo tanto, preliminar. Por eso, la idea es ir enriqueciéndola con los aportes que nuestros amigos puedan ir ofreciendo. ¿Nos ayuda?