El país de los puentes Bailey

Los puentes Bailey han sido la gran salvada de los gobiernos durante años. Cada vez que una cabeza de agua se lleva cuanto puente viejo haya -o bien, cuando se caen solos-, aparece la alternativa rauda y veloz de este tipo de puentes: estructuras que se arman rápidamente y sirven de solución provisional mientras el MOPT construye un verdadero reemplazo.

Al menos así lo habíamos entendido… Pero no.

En la mentalidad de los gobernantes y en el complejo entramado burocrático, muchas veces estas estructuras constituyen no solo la solución provisional, sino que duran más de la cuenta. Tal fue el caso del puente Bailey sobre la quebrada Florida, al este de Ciudad Quesada, el cual fue colocado mientras la Comisión Nacional de Emergencias construía el puente sustituto, labor que demoró muchos meses más de lo esperado.

Lo más reciente es de antología. Si ahora se cae un puente, hay que esperar por otra solución, pues de momento no hay Bailey salvatandas. Al menos no para las comunidades que sufren el drama de la infraestructura deficitaria…pero sí para grandes empresas.

De agosto para acá, en San Carlos se han dado 3 casos de comunidades con problemas de tránsito por caídas de puentes. En Los Alpes, comunidad del distrito de Venecia, en el distrito de Buena Vista y un puente en Sector Ángeles límite entre San Carlos y San Ramón, todas 3 situaciones recientes.

En todos los casos, se trata de comunidades que necesitan el paso para comunicarse con comunidades cercanas para comercios, servicios y educación. En Los Alpes, el alcalde dijo que la solución llegaría a través de la instalación de un puente Bailey, pero hasta el 2011. En Buena Vista la única propuesta es la de un puente peatonal, pero sin fecha definida. Por mientras -como es la filosofía Bailey- se les dio permiso a los estudiantes de que no vayan al colegio. En el caso de Sector Ángeles la cosa se complica porque la reconstrucción requiere el trabajo conjunto de las Municipalidades de San Ramón y San Carlos, lo cual significa, que hasta ahora no se sabe nada respecto a una eventual solución. Tanto en Buena Vista como en Sector Ángeles, las personas se las ingenian para pasar el río a pie, con el gran riesgo de que una cabeza de agua cause alguna fatalidad.

Puente Bailey equivale a solución rápida ¿pero a quién?

Mientras estas cosas ocurren, el Gobierno le cedió 2 puentes Bailey a Autopistas del Sol en detrimento de comunidades que no tienen paso. No se trata de una empresa cualquiera, sino una que a todas luces ha incumplido con el servicio muy bien pagado de parte de los usuarios. ¿Por qué premiarlos así? ¿Por qué si es una concesión no se las ingenian con sus propios inconvenientes?

Por cualquier lado en que se mire, resulta muy raro que, siendo la carretera a Caldera una concesión, el Gobierno venga y le repare los daños. Entretanto, los vecinos de las comunidades sancarleñas, cuyas calles de lastre no están en concesión de alguna empresa foránea, siguen esperando alguna solución. ¿Será que son ciudadanos de segunda categoría? Al menos así deben sentirse al ver que el Gobierno no mueve un dedo por su drama diario, pero sí ayuda a una empresa que gana millones cada día. Al parecer las soluciones rápidas, provisionales o no, se presentan dependiendo de quién las necesite.