Digamos sin miedo: ¡TETA!

Tras la polémica acaecida en un mall en San José y el tema del amamantamiento en público, vino el mamatón. Con ello las opiniones y los reportajes sobre la leche, los bebés, la alimentación, los sitios públicos y por supuesto, las tetas.

Con curiosidad -porque las tetas siempre llaman la atención- hemos notado que aun en nuestros tiempos, algunas palabras-y palabras muy comunes en el ámbito del espacio privado- no son dichas en público o en medios de comunicación, no sabemos si por vergüenza, porque se perciben como “malas palabras”, por considerarse lenguaje políticamente incorrecto o por cualquier otra razón de nuestra compleja forma de comportarnos en la sociedad. Lo cierto es que hay gente que, entre otras, evita con todas sus fuerzas el uso de la palabra “teta” y se consumen en un juego interminable de búsqueda de sinónimos: seno, pecho, bubis, teresa y demás.

Hace algunos días, CNN en Español sacó un reportaje sobre el mamatón, nota por lo demás, realizada muy profesionalmente por Djenane Villanueva. Lo interesante es que en los 3 minutos y medio del video, la palabra teta se menciona una sola vez, ¡una sola!y para colmo de males, la cadena de noticias la censuró con un beep.

Dejémonos de rodeos y llamemos cada cosa con su nombre. Digamos teta, culo, pene, vagina, que son palabras como país, rata, político, corrupción. Ya va siendo buena hora de tratar de quitarnos un poco ese velo oscuro de la doble moral que predomina en nuestros tiempos.