Análisis de los programas de gobierno, alcaldía de San Carlos 2016-2020: Mireya Zamora (PRSC)

por Jose Gregorio Soro

Mireya Zamora, candidata PRSC

Mireya Zamora, candidata PRSC

Mireya Zamora es la candidata del Partido Republicano Socialcristiano (RSC) para luchar por la alcaldía de San Carlos. Su programa de gobierno es un documento de 27 páginas en cuya introducción pone las cosas claras, o al menos eso parece, mediante el título: “Juntos, convirtamos en San Carlos en provincia” (sic). Sin más, el lector promedio comprenderá que Zamora quiere convertir al cantón más extenso del país en la octava provincia de Costa Rica.

Una propuesta en esta línea, muy distinta a las de las otras candidaturas, estaría por encima de la competencia municipal pues tal modificación de la distribución político administrativa del país, solo puede darse por medio de un cambio en la Ley 4366. El papel de la alcaldía en este caso, se restringiría al de dirigir y promover ante los diputados, dicha enmienda. Sin entrar en detalles, el proyecto resulta en una idea completamente inviable en la situación política costarricense en la actualidad, y por ende, en un objetivo inalcanzable para la propuesta política de Mireya Zamora.

En la introducción, la candidata aclara (?) el panorama; lo de San Carlos Provincia es el título de su proyecto político (p. 2) y no en la idea real de modificar Alajuela. Dicho proyecto será resultado de las acciones de un Plan Estratégico en el que es clave la articulación de la Municipalidad con instituciones públicas y privadas. Convendría a Zamora el conocer sobre el Consejo Cantonal de Coordinación Interinstitucional (CCCI) para darse cuenta que su sueño de articulación está más cerca. Si se tratase de una crítica noticiosa diríamos que aquel sería un títular engañoso, un gancho para atraer audiencia y confundirla, en donde tanto título como texto no son coherentes. En cierto sentido, Mireya Zamora utiliza una “metáfora política” en el marco de su plan de gobierno, un absurdo, una desconexión absoluta en un contexto donde el electorado busca opciones que resuelvan sus necesidades más concretas y reales.

En su generalidad, es un plan rimbombante. Su objetivo es que el lector se ilusione con un San Carlos que dé un salto de 10 o 15 años, en apenas 4 y, para cumplirlo, debe apoyarla con el voto. Nada nuevo bajo el sol en este mundo de las promesas de campaña.

Al clamor de un titular vacío, se le une una serie de ambiciosas metas para el cantón: primera municipalidad carbono neutro (p. 11), creación de una ciudad universitaria (p. 12), impulso a un nuevo hospital regional (p. 18), cero desempleo en San Carlos (p. 21), ruta nacional Pital-Boca Tapada y seguimiento al asfaltado de Buenos Aires-Coopevega (p. 23). Además, seguimiento a los proyectos del Aeropuerto Internacional y al de la carretera Florencia-San Ramón (p. 23).  Sobre estos últimos, consideramos que debe ser un rol por defecto del alcalde o alcaldesa de San Carlos, el promover y facilitar ante las autoridades nacionales, los trámites locales y de competencia municipal que conllevan estos proyectos. En el caso del Aeropuerto, eso sí, hay que reconocer el papel que tuvo Mireya Zamora en la presentación del proyecto de Ley 17.937. Sobre el resto, son ideas todas ellas muy necesarias, pero que corresponden a un estado idílico del cantón, el San Carlos que queremos y añoramos, una utopía poco esperada hasta para la persona más optimista del cantón. En términos de estricta mercadotecnia, la propuesta es atractiva; en términos de viabilidad, es una llamada al engaño y la desilusión.

Las metas, además de ambiciosas, carecen por completo de su fuente de financiamiento. El plan por ejemplo, no aclara si sus productos se pagarán únicamente con el presupuesto municipal (la lógica dice que no), si con las leyes como la 8114, o bien, mediante créditos como el que recién suscribió el gobierno local para asfaltado de caminos (que también se pagará con fondos de la 8114). Tampoco hay referencias sobre mejorar la recaudación de impuestos con los cuales mejorar las finanzas de la municipalidad. Por el contrario, aclara que no aumentará los impuestos e incluso los “revisará” (¿reducirá quiso decir?) para incentivar la inversión (p. 21).

Aun con todas estas enormes debilidades de la propuesta, se pueden rescatar algunas ideas que convendría implementar quienquiera que logre llegar a la alcaldía este 2016. En el tema de la divulgación sobre el quehacer municipal, es rescatable la idea de crear un canal y una radio de la Municipalidad en línea (p. 6). La creación de oficinas municipales en La Fortuna y Muelle, así como la implementación de la Municipalidad Móvil (p. 11), serían dos acciones concretas para facilitar los trámites diarios de cientos de personas en los distritos y evitar los traslados –y las presas, atrasos, estrés- desde todos los rincones del cantón. Incentivar los proyectos de Bandera Azul Ecológica para las comunidades desde la oficina de Gestión Ambiental, es otra de las propuestas interesantes y factilbles, aunque quizá ello implique primero que la propia Municipalidad logre ganar el reconocimiento en su edificio. Realizar un mapeo de las actividades culturales y elaborar una agenda cultural cantonal son dos elementos valiosos en esta propuesta.

En síntesis, Mireya Zamora pretende, en 4 años, resolver muchos de los grandes retos del cantón. Es una especie de carta al Niño, encomendando el desarrollo a una lista de deseos que ni siquiera gobiernos nacionales han podido resolver por décadas. Promesas grandilocuentes, seductoras, llamativas, cuasi mesiánicas, pero poco o nada aterrizadas en el contexto, poco realistas, sin aclarar la forma de financiarlas y sin establecer indicadores de éxito para valorar su cumplimiento. Aquellas metas más simples y aterrizadas, son las mejor valoradas del documento, las de mayor viabilidad y en las que -creemos- la candidata debió centrarse para construir esta propuesta política para fortalecer al cantón de San Carlos, sin mencionar esa confusa referencia -intencional o no- con una provincia.

____________________

Sobre el autor:

Jose Gregorio Soro, sociólogo (UCR), trabaja en proyectos de extensión universitaria para la UNED en la Región Huetar Norte.

Más:

+ Plan de gobierno de Mireya Zamora (PNG)

+ Resto de programas de gobierno por la alcaldía de San Carlos 2016-2020.