Eran cerca de las 11:30am del domingo, hora en que iniciaría la misa en San Vicente, en pleno turno de la comunidad. Si en la habitual misa sabatina la Iglesia apenas si cabe la gente, para esta festividad, la pequeña Iglesia lucía aún más pequeña. Llegamos temprano y pudimos sentarnos en una de las bancas…