Todavía me gusta comer cochinadas. Aunque recién prometí no volver a comprarlas luego de un fin de semana de lipidia en el que tuve que elegir entre comer bien o comer de estos “alimentos”. De carajillo me acostumbré a que en la escuela me compraba mi bolsita de coca y una picarita. O bien la…