Un día, no mucho después de que el sitio empezó a estar más agitado y en el que debía trabajar más por el mismo dinero, decidió marcharse. Sintió que el tiempo no le alcanzaba para ser persona y que la dignidad solo la mantendría al no saber más de las personas a las que servía….