Fabiola es una de mis tres sobrinas. Apenas tiene dos años y resto y, como imaginarán, es normal que a esas alturas de la vida, la pequeña sea una terremotica chiquitica. Más o menos de un 6.1 en la escala de Richter. La he visto crecer todo este tiempo y he sido testigo y protagonista…