En su viaje, una pequeña mariposa llegó hasta a mi casa. Jugueteaba cerca del perro que perezosamente estaba acostado en la alfombra. Ella -porque por su aire de belleza y delicadeza supuse que era hembra- se movía volando y a veces caminando entre las sillas de un corredor un poco sucio, como usualmente estaba cualquier…